Belén de Navidad

BELÉN DE NAVIDAD

Tal vez el Belén sea una de las tradiciones navideñas con más historia. En los últimos años, montarlo se ha convertido en toda una hazaña creativa y una excelente actividad para realizar en familia. 

El árbol de Navidad es uno de los símbolos más queridos de la Navidad. Para muchos, simboliza la dulzura de la temporada, con sus luces y campanas, y su aroma que llena la casa, recordando a los árboles de hoja perenne y al calor del invierno. Pero, ¿qué historia hay detrás de la tradición de repartir árboles de Navidad en la víspera? ¿Y por qué se considera tan importante decorar el hogar con belenes?

El árbol de Navidad, y quizás la propia Navidad, es un fenómeno cultural relativamente reciente. En las tradiciones cristianas, el belén es la principal muestra, especialmente durante las fiestas navideñas, de objetos de arte decorativos que representan el nacimiento histórico de Jesús. 

La escena de la Natividad representada en el pesebre estaba originalmente en el Jardín del Edén, rodeada de ángeles. Un hombre, designado por Dios para ser el hijo del hombre, nació como Jesús, de una mujer que fue su madre. El belén de Navidad suele ocupar toda una Nochebuena, y es uno de los puntos centrales de la celebración navideña.

La escena del pesebre no es una simple creación del artista o una ficción religiosa; tiene un significado psicológico propio.

Muchas de las tradiciones asociadas al Belén de Navidad tienen su origen en la antigua celebración cristiana de los Reyes Magos reunidos en torno al Árbol de Navidad. Los Reyes Magos eran tres hombres sabios enviados por Dios para traerlo al mundo. 

Se vistieron con las mejores ropas y llevaron regalos para Él desde su hogar, la ciudad de Belén. Hasta el día de hoy, el pesebre de Navidad se considera un lugar sagrado donde se puede celebrar la venida de Jesucristo.

Leer más...